Una bella y una bestia en la ópera pop ‘Annette’ de Leos Carax

CG CINÉMA INTERNATIONAL | Los participantes en la pellícula <em>Annette</em>, con los actores Simon Helberg, Marion Cotillard y Adam Driver, Russell y Ron Mael de los Sparks detrás, cantantes del film y el director Leos Carax, de fondo con el sombrero acompañado de su hija, en la escena de apertura
CG CINÉMA INTERNATIONAL | Los participantes en la pellícula Annette, con los actores Simon Helberg, Marion Cotillard y Adam Driver, delante, Russell y Ron Mael de los Sparks, detrás, y otros cantantes del film con el director Leos Carax, de fondo con el sombrero acompañado de su hija, en la escena de apertura

VICENÇ BATALLA. Como escriben y componen los Sparks en la obertura de Annette, el Festival de Cannes 2021 más pantagruélico por la acumulación de películas tras un año en blanco dio el pistoletazo de salida de la competición, en pleno mes de julio, con esta ópera pop filmada con la energía e ingenio habituales en Leos Carax. Marion Cotillard es la bella y Adam Drive es la bestia, y entre los dos se encuentra esta hija objeto no identificado, Annette, en una parábola que se desarrolla en Los Ángeles sobre la fama en el mundo artístico en tiempos modernos, oficiada como una ópera en la que los personajes se enamoran, cantan y se autodestruyen gracias a la música iconoclasta de los veteranos hermanos Ron y Russell Mael. Otro desafío superado por el enfant terrible Carax, que paladea ahora el reconocimiento público. En la inauguración del festival se congregaron, además, la norteamericana Jodie Foster, que recibió de manos de Pedro Almodóvar la Palma de Oro de Honor por su carrera, y el último ganador en 2019 del máximo galardón en Cannes, el surcoreano Bon Jong-hoo.

El encuentro entre Leos Carax, quien en 2012 renació para la crítica y los espectadores con la genial Holy Motors, que también se presentó en Cannes (una vez más con un Denis Lavant prodigio de metamorfosis), y el histórico grupo californiano de los Sparks se remonta a 2013. Desde entonces, ambas partes han estado gestando este musical, que tiene más de ópera onírica filmada que de clásica coreografía cinematográfica; más elementos mágicos del cine mudo que escenografía realista, más de La bella y la bestia (1946) de Jean Cocteau que de la reciente La La Land (2016) de Damien Chazelle.

En Holy Motors, Carax ya utilizaba, como incondicional fan que es, una canción de los Sparks e introducía al final de la película una maravillosa escena musical con Kilye Minogue en unos almacenes Lafayette fantasmas y en reformas. Los hermanos Mael le enviaron esta propuesta y, al principio, el realizador la rechazó porque libreto y canciones le recordaban demasiado el suicidio de su compañera, la actriz Katerina Gouleba (Pola X, 1999), y creía que podría ser contraproducente para su hija, que en 2013 tenía nueve años. Y no fue por falta de ganas de dirigir cine musical si se recuerda el memorable trávelin de Denis Lavant en Mauvais sang (Mala sangre, 1986) al ritmo del Modern Love de David Bowie. Por el camino se quedaron proyectos con el maestro Michel Legrand y el inclasificable Scott Walker.

Els Sparks, Adam Drive y Marion Cotillard

CG CINÉMA INTERNATIONAL | El beso inicial de Adam Driver y Marion Cotillard en <em>Annette</em>, primer film a competición en el Festival de Cannes 2021
CG CINÉMA INTERNATIONAL | El beso inicial de Adam Driver y Marion Cotillard en Annette, primer film a competición en el Festival de Cannes 2021

Los Sparks, que publicaron su primer álbum en 1971 y han tenido una carrera más bien discreta para el gran público, pero plagada de seguidores ilustres, que incluyen desde Joy Divison y Pet Shop Boys a Les Rita Mitsouko y Franz Ferdinand, con más reconocimiento en Europa que en Estados Unidos, también han visto cómo algunos de sus proyectos, con Jacques Tati y Tim Burton, no vieron la luz. Finalmente, y después de siete años de idas y vueltas, los astros se alinearon para encontrar también la financiación necesaria con las figuras de Driver y Cotillard en los papeles principales. Él es un actor camaleónico (de la serie televisiva Girls al cine de autor, pasando por el papel de Kylo Rain en La guerra de las galaxias); ella demuestra su carácter polifacético y múltiple (como otra Juliette Binoche en la mítica Los amantes de Pont-Neuf, 1991), interpretando por sí misma las escenas musicales, incluidas las operísticas. De hecho, ambos cantan en directo en una película prácticamente al noventa por ciento musical. El tercero en discordia es el director de ópera, que encarna Simon Helberg.

DAVID BACHAR | El realizador francés Leos Carax, con una filmografía de solo seis películas pero selecta
DAVID BACHAR | El realizador francés Leos Carax, con una filmografía de solo seis películas pero selecta

La señal de salida del film la da el propio Carax como ingeniero desde un estudio donde los Sparks están grabando canciones con los actores y, luego, salen todos a la calle, acompañados también por la hija de Carax. Es el inicio de esta ópera kitsch que revela el malestar de un mundo de vanidades acudiendo a menudo a la estética hiperrealista, de la que el director francés siempre obtiene resultados sorprendentes. Los espectadores asistimos a la ópera o a los teatros donde Henry McHenry/Driver escenifica sus monólogos cáusticos como también hacen los propios espectadores en la película, convirtiéndose a su vez, con sus réplicas, en personajes.

Luego, el largometraje empieza a decantarse progresivamente hacia una zona incómoda, hasta transformarse en un reflejo de la toxicidad de las relaciones de pareja en plena época de denuncia de los abusos masculinos del MeToo. Aunque la profesión es, en general, la que sale peor parada y, de rebote, las consecuencias que tiene en ello en los niños. El monologuista Henry no es capaz de abandonar su cinismo, y Anne Desfranoux/Cotillard no para de morir en la escena con sus arias, sea como Madame Butterfly, sea como La dama de las camelias.

El musical puede contrariar por esta conclusión tan negra del mundo de la farándula, pero su despliegue y su concepción pertenecen plenamente a un cine que se aparta de los caminos más convencionales. La cinta, que se ha estrenado simultáneamente en Francia, llega el 20 de agosto a España y en la misma fecha a Estados Unidos en Prime Video de Amazon porque la plataforma también participa en la coproducción. Por otra parte, a finales de julio aparecerá en Francia el documental The Sparks Brothers, de Edgar Wright, mientras que se acaba de editar la banda sonora del grupo: Annette, a film by Leos Carax from the Motion Pictures Soundtrack (Milan/Sony Music).

Una Palma de Honor a Jodie Foster, entregada por Almodóvar

ARCHIVO | El nuevo auditorio de la Cineteca de Madrid, presente en el documental <em>The Story of Film: a New Generation</em>, de Mark Cousins
ARCHIVO | El nuevo auditorio de la Cineteca de Madrid, presente en el documental The Story of Film: a New Generation, de Mark Cousins

El equipo al completo de Annette fue el primero en pisar la alfombra roja (por la que está permitido subir sin mascarilla hasta la entrada del Gran Teatro Lumière) de un festival con toda la logística necesaria para hacer tests de antígenos y PCR, nasales y de saliva, para evitar que la Covid vuelva a cobrar un protagonismo que ya le obligó a desconvocar la edición del año pasado.

Ya en el auditorio, a Driver le tocó sentarse al lado de la actriz y realizadora Jodie Foster. Pero Driver, como ya es su costumbre desde hace años, abandonó la sala antes de que empezara la proyección, ya que nunca ve las películas en las que participa porque dice que se siente ridículo cuando se ve en la pantalla. De todos modos, Foster ofreció un discurso en un francés impecable para agradecer la Palma de Honor de Oro a su carrera; presentó a su compañera Alexandra, presente en la sala; y recibió el galardón de manos de Pedro Almodóvar, quien con película o sin ella, está casi cada año presente en La Croisette. Como remate, el realizador Bong Jong-hoo viajó desde Corea del Sur para asistir a la ceremonia como vínculo con el mundo prepandémico por ser el último en haber ganado la Palma de Oro en 2019 con Parásitos.

Precisamente, el actor principal de Parásitos, Song Kang-ho, es integrante del jurado que entregará la Palma de Oro 2021, presidido por el realizador norteamericano Spike Lee (quien ya había de serlo el año pasado), y que además cuenta con las realizadoras franco-senegalesa Mati Diop y austríaca Jessica Hausner, el director brasileño Kleber Mendoça Filho, las actrices estadounidense Maggie Gyllenhaal y francesa Mélanie Laurent, el actor francés Tahar Rahim y la compositora y cantante quebequesa Mylène Farmer.

Como preámbulo para los periodistas, que este año parece que han acudido en menor número dadas las circunstancias, se proyectó el documental de casi tres horas The Story Film: A New Generation, que culmina el colosal proyecto de quince horas de la historia del cine por fragmentos del británico Mark Cousins. Este epílogo conecta con el cine en tiempos pandémicos, y, como resumen de lo mejor del siglo XXI, aparece merecidamente Holy Motors, de Carax.

* Todas las crónicas del Festival de Cannes 2021

Impactos: 38