Festival de Aviñón

FESTIVAL DE AVIÑÓN 2019

Una odisea, del Mediterráneo a la Amazonia

CHRISTOPHE RAYNAUD DE LARGE | El testimonio en directo de la actriz siria Yara Ktaish en El presente que desborda-Nuestra odisea II, de Christiane Jatahy
CHRISTOPHE RAYNAUD DE LARGE | El testimonio en directo de la actriz siria Yara Ktaish en El presente que desborda-Nuestra odisea II, de Christiane Jatahy

VB. El mito fundacional de la literatura occidental, la Odisea de Homero, fue el eje vertebrador del Festival de Aviñón 2019 en una conexión entre pasado y presente y aquellas tragedias que nos persiguen de forma cíclica. Ahora, en un Mediterráneo cementerio de migrantes y desposeídos. Estaban las obras originales o inspiradas por este clásico, y las que radiografiaban el actual malestar de Europa y las corrientes políticas xenófobas que levantan muros contra los parias de otros continentes. Pero Ulises también llegó a la Amazonia para encontrarse con los indígenas a quien Bolsonaro les está arrebatando unas tierras en beneficio de los grandes terratenientes y las corporaciones.

Una lucha artística para que las ideas sean un patrimonio para construir y no para destruir, y donde los primeros días hizo una aparición autocrítica en una obra el expresidente francés François Hollande. Hasta el 23 de julio, el director del certamen Olivier Py invitó a este ejercicio con una cuarentena de espectáculos oficiales. Entre los que destacaron el del chino Meng Jinghui, que nos dejó atónitos con La casa de té, y el ruso Kirill Seberennikov Outside sobre el encuentro fallido con el fotógrafo y poeta también chino Ren Hang que se suicidó justo antes de los treinta años. Una obra, esta última, sin su director que sigue sin poder salir de su país. Sigue leyendo...  (extractos en vídeo de cada espectáculo)

FESTIVAL DE AVIÑÓN 2019

Jon Maya: “Esto es danza vasca, no tradicional”

VICENÇ BATALLA | Jon Maya, el director de Kukai Dantza, en las calles de Aviñón durante el festival
VICENÇ BATALLA | Jon Maya, el director de Kukai Dantza, en las calles de Aviñón durante el festival

VB. El bailarín y coreógrafo Jon Maya continúa con su renovación contemporánea de la danza vasca, asociándose a otros creadores que aportan a su compañía Kukai Dantza esas dosis de invención necesarias. Cuando la compañía ya hace correr dos nuevos espectáculos Topa y Erritu junto a los catalanes Brodas & Bros y el israelí Sharon Fridman, su aclamado Oskara continúa de gira y protagonizó seis representaciones en el pasado Festival de Aviñón.

La revisión de la historia ancestral del pueblo vasco, a través de sus mitos y rituales, cuenta en Oskara con la creación coreográfica del valenciano Marcos Morau (responsable de La Veronal) y las voces en alternancia de Julen Achiary, Thierry Biscary y Erramun Martikorena. En escena, los bailarines Eneko Gil, Ibon Huarte, Alain Maya, Martxel Rodríguez y Urko Mitxelena componen unos cuadros entre místicos y rupturistas que dotan al conjunto de una coherencia pese a registros tan diferentes en su concepción. Morau, que estrenaba en Seúl su nuevo espectáculo Ssang Ssang no estaba en Aviñón, pero sí evidentemente Jon Maya con quien conversamos sobre respeto y transgresión de las tradiciones vascas y su identidad actual. Sigue leyendo...

FESTIVAL DE AVIÑÓN 2019

Auzet/Gaudé: poesía y política al rescate de Europa

CHRISTOPHE RAYNAUD DE LARGE | Una de las escenas de Nous, l'Europe, banquet des peuples, de Roland Auzet, en el Festival de Aviñón 2019
CHRISTOPHE RAYNAUD DE LARGE | Una de las escenas de Nous, l'Europe, banquet des peuples, de Roland Auzet, en el Festival de Aviñón 2019

VB. Desde el estreno de Nous, l’Europe, banquet des peuples, en julio pasado en el Festival de Aviñón 2019, la vida política y social en nuestro continente no es que haya mejorado. Pero la propuesta de teatro musical colectivo de Roland Auzet a partir del texto de Laurent Gaudé sigue teniendo sentido, quizás aun más, ahora que llega a L’Archipel de Perpiñán donde se creó la pieza antes de que continúe de gira por Francia, Suiza y Polonia. Sobre el escenario, en cada caso invitan a alguna personalidad pública para hacerle una serie de preguntas. En Aviñón, asistimos la noche en que intervenía el expresidente francés François Hollande. No sabemos quién habrá el 9 y 10 de enero en Perpiñán. Pero lecturas europeas desde Perpiñán no faltan.

El poema épico de Gaudé (Premio Goncourt el 2004), que se inicia con las revoluciones nacionales de 1848 y se acaba con una llamada a despertar las consciencias para inventar una nueva Europa de los pueblos por sobre de tecnócratas y populistas, se traslada en escena con once actores de todo el continente y lenguas, un coro de una cincuentena de personas entre profesionales y aficionados y diferentes músicas que repasan esta historia agitada y los conflictos más inmediatos con el drama de la inmigración en primer plano. Auzet, promotor de experiencias híbridas como esta, nos hablaba de ello en el momento del estreno de la obra. Sigue leyendo...

FESTIVAL DE AVIÑÓN 2018

‘Trans’/‘Romances inciertos’, una cuestión de género

CHRISTOPHE RAYNAUD DE LAGE | François Chaignaud, en su encarnación de La Tarara a Romances inciertos, un autre Orlando, en el claustro de los Célestins de Aviñón
CHRISTOPHE RAYNAUD DE LAGE | François Chaignaud, en su encarnación de La tarara a Romances inciertos, un autre Orlando, en el claustro de los Célestins de Aviñón

VB. El leitmotiv de la setenta segunda edición del Festival de Aviñón giró en torno a la identidad de género, sobre una visión transexual de la sociedad. Y, entre la decena de obras que trataban la temática, dos tenían una conexión directa con los territorios catalán y español. Por una parte, el testimonio personal de siete personas que ya se había presentado en el Teatre Lliure de Barcelona TRANS (més enllà) dirigido por Didier Ruiz. Por otra, el viaje musical y coreográfico de un Orlando en medio del folklore hispánico de Romances Inciertos concebido por Nino Laisné y cantado y bailado por François Chaignaud con un cuarteto de instrumentistas. Dos obras ideadas por franceses, pero donde los protagonistas y el espíritu provienen de la Península en un cruce de experiencias vitales, sonoras y de movimiento que abanderan el mestizaje y la libertad individual de escoger cada uno su pertenencia. Entre función y función, pudimos conversar con Ruiz, Laisné y Chaignaud sobre esta inspiración. Sigue leyendo...

FESTIVAL DE AVIÑÓN 2018

Combate Gosselin/Jolly sobre la violencia en Aviñón

CHRISTOPHE RAYNAUD DE LAGE | El público de Joeurs, Mao II, Les noms sigue buena parte del tiempo a los actores a través de una pantalla
CHRISTOPHE RAYNAUD DE LAGE | El público de Joeurs, Mao II, Les noms sigue buena parte del tiempo a los actores a través de una pantalla

VB. El Festival de Aviñón (6-24 de julio)ha engendrado a dos directores de teatro, Julien Gosselin y Thomas Jolly, que llegados a la treintena se han apoderado del acontecimiento con dos obras monstruo que dialogan a distancia, pese a que en fondo y forma sean radicalmente diferentes. Pero, en su interior, se lee el combate contemporáneo para comprender la violencia en el mundo. Gosselin, con Joeurs, Mao II, les noms, se sirve de tres novelas de Don DeLillo para hacer escuchar durante diez horas la fuerza de las palabras aunque también el cuerpo de los actores en pantalla grande. Jolly, con una puesta al día de la tragedia Thyeste de Séneca, ofrece en el Patio de Honor del Palacio de los Papas el sacrificio con una crueldad espantosa de las generaciones actuales sobre las futuras. El segundo, hace lo que sería una serie de televisión de culto. El primero, una película de autor donde las sensaciones están por encima de la narración. Ambos renuevan, a su manera, la técnica dramatúrgica. Un éxito para el director de la cita, Olivier Py, quien presentaba su visión catártica de la actualidad en Pur présent. Y que, la primera semana, se completaba con la danza convulsa Kreatur de Sasha Waltz y el nuevo dogma documental de Milo Rau de La reprise. Histoires(s) du théatre (I). Sigue leyendo...

FESTIVAL DE AVIÑÓN 2018

Rocío Molina-Sílvia Pérez Cruz, a ‘Grito pelao’

CRISTOPHE RAYNAUD DE LAGE / HANS LUCAS | Lola Cruz y su hija Rocío Molina, con Sílvia Pérez Cruz al fondo, en Grito pelao
CRISTOPHE RAYNAUD DE LAGE / HANS LUCAS | Lola Cruz y su hija Rocío Molina, con Sílvia Pérez Cruz al fondo, en Grito pelao

VB. Lo que une a la bailaora indomable Rocío Molina, la punzante voz de Sílvia Pérez Cruz y la sexagenaria Lola Cruz es la maternidad. Esta última por haber parido a la primera, Sílvia por haberlo hecho hace diez años y Rocío por estar embarazada de tres meses y medio de una niña por inseminación artificial. Las tres acaban de estrenar Grito pelao en el Festival de Aviñón, junto a un cuarteto de músicos. Una exclamación desde dentro de las entrañas femeninas para afirmar el deseo de ser madre, pese a ser lesbiana, de continuar bailando temporalmente para este nuevo ser, de intercambiar los papeles de baile y cante y de invitar en escena a quien te dio vida. Interviene en la dirección artística el incisivo Carlos Marquerie, que sitúa a Molina un paso más allá del flamenco como nunca antes esta lo había hecho. Su próxima parada es en el Festival Grec de Barcelona, el 18 y 19 de julio. A falta de una entrevista directa (y cuestiones sobre sus paralelismos o no con Israel Galván, Niño de Elche o Angélica Liddell que hicieron temblar anteriormente las paredes de la Ciudad de los Papas), transcribimos las respuestas de una charla pública con tres de las y los protagonistas al día siguiente del estreno con el periodista francés Laurent Goumarre. Sigue leyendo...