Osada Palma de Oro para ‘Titane’, de Julia Ducournau

VICENÇ BATALLA | La actriz Agathe Rousselle, la realizadora Julia Ducournau y el actor Vincent Landon, en sala de prensa con la Palma de Oro por <em>Titane</em>
VICENÇ BATALLA | La actriz Agathe Rousselle, la realizadora Julia Ducournau y el actor Vincent Landon, en sala de prensa con la Palma de Oro por Titane

VICENÇ BATALLA. La francesa Julia Ducournau, con su artefacto fantàstico Titane, se lleva la segunda Palma de Oro de la historia entregada a una mujer en un palmarés contradictorio, pero que quedará en el recuerdo por esta atrevida elección. Titane es la historia de una chica (la espléndida Agathe Rousselle), a quien siendo una niña instalaron en el cráneo una placa de titanio tras sufrir un accidente de coche y que ahora se dedica al striptease en salones de automóviles tuneados, donde ejerce una especial atracción entre los asistentes. La continuación es una carrera, entre sus actos criminales y el encuentro con alguien que acaba erigiéndose en su padre sustituto (un transformado Vincent Lindon), y con un embarazo que mantiene el clima monstruoso de toda la película con ese cruce entre hombre y máquina.

Más allá de la expectación entre partidarios y detractores, no parecía que este segundo largometraje de Ducournau (París, 1983) tuviera que llevarse el primero de todos los premios. Seguramente haya influido en ello el hecho de que, a pesar de estar presidido por Spike Lee, el jurado estuviera integrado mayoritariamente por mujeres. Además, esta es, sorprendentemente, la segunda Palma de Oro no masculina desde que, en el ya lejano 1993, Jane Campion ganara la primera por El piano. Nosotros hubiéramos preferido que el galardón se lo hubiera llevado la también francesa Mia Hansen-Love por Bergman Island, puesto que es una película más sólida, de una realizadora con, por el momento, un mayor recorrido. Resulta extraño que ni siquiera aparezca en el palmarés.

Tras recoger el premio de manos de la actriz Sharon Stone, Ducournau agradeció al jurado “haber dejado entrar a las minorías premiando su film”. En nuestra crítica de su presentación decíamos que la película era desigual tanto en lo referente al argumento como en lo tocante a la relación entre los personajes. Y que era como si David Cronenberg hubiera querido hacer una continuación de su magnífico Crash (1996). A pesar de ello, la destacábamos por su osadía en el actual panorama del cine francés, que difícilmente se deja llevar por el cine de género para transcenderlo.

CAROLE BETHUEL | Agathe Rousselle, que es a su vez periodista, en el exigente rol de la vedette de striptease de <em>Titane</em>, de Julia Ducournau
CAROLE BETHUEL | Agathe Rousselle, que es a su vez periodista, en el exigente rol de la vedette de striptease de Titane, de Julia Ducournau

Un jurado que durante la entrega de premios protagonizó instantes cómicos, como cuando Lee anunció, ya de entrada y por error, la Palma de Oro. Cuando afirmamos que la selección del palmarés es contradictoria lo hacemos porque una gran película como Drive my Car, del japonés Ryusuke Hamaguchi, se ha llevado únicamente el premio al mejor guion. El propio Hamaguchi recordó que se había inspirado en un cuento de Haruki Murakami. La otra decisión extraña es hacer compartir el Premio del Jurado (una suerte de Palma de Bronce) ex aequo a Memoria, rodada en Colombia por el tailandés fuera de categoría Apichtpong Weerasethakul, con a la más bien indigesta Ha’berech (La rodilla de Ahed), del israelí Nadav Lapid.

También el Gran Premio (la Palma de Plata) se repartió entre la delicada Hytti Nro 6 (Compartimento nº 6), del finlandés Juho Kuosmanen, y la más previsible Un héros, del iraní Asghar Farhadi. Entre los grandes títulos de la competición, solo el musical Annette, de Leos Carax, se llevó, al final, el galardón a la mejor dirección. Curiosamente, Carax no vino a recoger el trofeo, sino que lo hicieron los hermanos Ron y Russell Mael, integrantes de la veterana banda Sparks y autores del libreto y las composiciones. El gesto de Carax de cederles el protagonismo fue muy elegante. En cambio, el dispositivo casi perfecto de The French Dispatch, de Wes Anderson, se quedó sin nada, tal vez porque esa perfección echa un poco para atrás. Pero también se fue con las manos vacías la completamente opuesta Benedetta, de Paul Verhoeven y la imparable Virginie Efira, que puestos a cuestionar tabúes del pasado y del presente podría haber sido recompensada si se apostaba por un palmarés políticamente incorrecto.

En cuanto a las actuaciones, se rescatan dos películas, de las que al menos uno de los casos merecía claramente ser premiada. Se trata de Julia (en doce capítulos), de Joachim Trier, por la que la inquieta noruega Renate Reinsve ganó el galardón a la mejor actriz. El premio a la mejor actuación masculina fue para Caleb Landry Jones, quien lleva el peso de la ingrata Nitram, de Justin Kurzel. Con este nuevo triunfo, Landry Lones consigue relanzar aún más su carrera en el circuito del cine y la música independiente.

Si alguna otra película echamos en falta en el palmarés es Haut et court (Casablanca Heats), del marroquí Nabil Ayouch. Pese a ser un fresco y sincero testimonio de esos jóvenes magrebíes que quieren sacudirse de encima las cadenas políticas, religiosas y sociales con la ayuda del rap, no parece que, al menos en esta ocasión, Lee haya influido lo suficiente en el resto de los miembros del jurado. En la ceremonia de entrega de los premios también se dedicó una Palma de Oro de Honor al realizador italiano Marco Bellocchio (Bonnio, 1939), que recogió de su compatriota Paolo Sorrentino. Una ceremonia que, a pesar de los patinazos de Lee (hasta tres veces), reflejó de algún modo este mundo que se pretende postpandémico pero que aún nos reserva muchas sorpresas.

PALMARÉS CANNES 2021

Palma de OroTitane, de Julia Ducournau (Francia)

Gran Premio (ex-aequo)Garheman (Un héros), de Asghar Farhadi (Irán) / Hytti Nro 6 (Compartimento nº 6), de Juho Kuosmanen (Finlandia) 

Premio del Jurado (ex-aequo)Memoria, de Apichatpong Weerasethakul (Tailandia/Colombia) / Ha’berech (La rodilla de Ahed), de Nadav Lapid (Israel)

Mejor Dirección: Annette, de Leos Carax (Francia)

Mejor GuionDrive my Car, de Ryusuke Hamaguchi (Japón)

Mejor Actriz: Renate Reinsve, por Julia (en doce capítulos), de Joachim Trier (Noruega)

Miejor Actor: Caleb Landry Jones, por Nitram de Justin Kurzel (Australia)

Cámara de Oro (mejor primera película en todas las secciones): Murina, de Antoneta Alamat Kusijanović (Croacia), presentada en la Quincena de Realitadores 

Mejor CortometrajeTian Xia Wu Ya (All the Crows in the World), de Tang Yi (Hong Kong)

Mención Especial Cortometraje: Céu de agosto (August Sky), de Jasmin Tenucci (Brasil/Islandia)

UN CERTAIN REGARD

Un Certain RegardRazzhimaya Kulaki (Unclenching the Fisto), de Kira Kovalenko (Rusia)

Premio del Jurado: Great Freedom, de Sebastien Meise (Austria)

Premio al Conjunto: Bonne mère, de Hafsia Herzi (Francia)

Premio a la Audacia: La Civil, Teodora Ana Mihai (Rumanía/Bélgica)

Premio a la Originalidad:  Lamb, de Valdimar Jóhansson (Islandia)

Mención Especial: Noche de fuego, de Tatiana Huezo (México)

QUINCENA DE REALIZADORES

Premio SACD: Les Magnétiques, de Vincent Maël Cardona (Francia) 

SEMANA DE LA CRÍTICA

Gran Premio: Feathers, de Omar El Zohairy (Egipto)

* Todas las crónicas del Festival de Cannes 2021

Impactos: 36